Nuestro Desafío


Nuestro desafío


En esta sección, analizaremos el desafío como unidad básica para la construcción de nuestra unidad de aprendizaje para la acción climática.

¿Qué es un desafío?

En el contexto de esta academia, un desafío puede ser definido como cualquier situación en el mundo real que es necesario cambiar o mejorar. Un desafío es concreto, inmediato, factible de abordar, y debe causar entusiasmo. Un desafío es, en otras palabras, una situación demandante o estimulante en nuestras vidas o comunidades, un llamado a involucrarnos con una causa ambiental o social que es importante para nosotros. Este cambio de ‘problema’ a ‘solución’ que propone un desafío nos permite liberar el agente de cambio interior de nuestros estudiantes y ponerlos en el camino de la construcción de un futuro mejor. 


¿Qué es y por qué trabajamos con el método de aprendizaje basado en desafíos?

Es un enfoque metodológico multidisciplinario, basado en proyectos que utiliza desafíos como punto de partida para explorar nuestro entorno e influir en él. El aprendizaje basado en desafíos se origina en el aprendizaje experiencial, que tiene como principio fundamental que los estudiantes aprenden mejor cuando participan de forma activa en experiencias abiertas, en contraste con la participación manera pasiva en actividades estructuradas. Entre las ventajas de trabajar con este método podemos destacar:

a. Conexión con el mundo real: Este método permite que los estudiantes aprendan de cambio climático y sostenibilidad a través del mundo real. Es decir, estos conocimientos se incorporan de manera significativa y actual, contemplando la aplicación efectiva de las soluciones generadas por los estudiantes.

b. Pertenencia a la comunidad: El aspecto local de los desafíos da —a profesores y estudiantes— la oportunidad de trabajar de forma cercana con pares y la comunidad escolar. Los desafíos permiten que los estudiantes exploren, discutan, y construyan conceptos y relaciones significativas con la comunidad en la que se encuentran. En otras palabras, los desafíos no constituyen problemas lejanos, sino que son oportunidades que involucran al docente y los estudiantes en un esfuerzo colectivo por mejorar. 

c.  Rol activo y fomento del liderazgo: El aprendizaje basado en desafíos nos permite tomar un enfoque activo, realista y optimista en la exploración de las variadas formas en las que podemos contribuir al rebalance de nuestro planeta. Desde esta perspectiva, nuestros estudiantes se ven empoderados, siendo capaces de manejar la incertidumbre y encontrar oportunidades de cambio donde otros solamente ven obstáculos

d. Éxito a través del trabajo en equipo: Los estudiantes se concientizan de la necesidad del esfuerzo colectivo. Experimentan “el poder de muchos” a través del trabajo en equipo, colaborando e interactuando con una comunidad más amplia. 

e. Multidisciplinario, multiperspectivas y multi-soluciones: Los contextos reales pueden ser explorados desde distintas perspectivas y permiten, de esta manera, llegar a soluciones diversas a problemas complejos. Fomentan la innovación y el pensamiento creativo y sistémico.


¿Qué características debe tener el desafío seleccionado?

Para el contexto de esta Academia de Acción Climática, nuestro desafío debe:

  • Ser suficientemente grande para aprender nuevas ideas y herramientas para resolverlo, pero a la vez, lo suficientemente cercano para que sea importante encontrar una solución. Es decir, un tema amplio que tenga un impacto en la escuela o en la comunidad, por ejemplo: la movilización, el consumo de energía, o el medio ambiente.
  • Ser motivante, aludiendo al interés de los estudiantes.
  • Permitir que los estudiantes exploren, integren y apliquen contenidos correspondientes a su nivel educativo, fortaleciendo competencias relacionadas a las asignaturas o disciplinas que cursan.
  • Estar enmarcado en el contexto de cambio climático, ciudades sustentables y soluciones verdes.


Diagrama de embudo adaptado de "Hazte Cargo: Guía para emprendedores sociales" elaborada por 2811

Algunos ejemplos de desafíos son:

  • Debido al desarrollo urbano de Linares (Chile), la ciudad se ha visto expuesta al Efecto de la Isla de Calor Urbana (ICU), que eleva la temperatura de la ciudad y afecta negativamente el bienestar de los ciudadanos ¿Cómo mejorar las áreas verdes de la ciudad de Linares (Chile) para combatir el Efecto ICU, fomentando la cohesión social a través de instancias que permitan a la gente congregarse?.
  • En la ciudad de Hofheim (Alemania) se encuentra SolarInvest Main-Taunus e.G., una cooperativa de energía solar que promueve la producción de energía descentralizada para la región. Sin embargo,  a pesar de los beneficios de los paneles solares para la producción de energía verde y renovable, todavía hay muchas casas que no la prefieren ¿Cómo se puede motivar a la gente local a apoyar la transición energética e instalar paneles solares en los techos de sus casas? 
  • De acuerdo al departamento de Educación Física de nuestra escuela, ha habido un aumento sostenido de peso en los y las estudiantes de nivel 7mo y  8vo básico durante los últimos 3 años. Si bien esta alza va acorde a la tendencia nacional ¿Cómo podemos promover hábitos de vida saludable en nuestra comunidad escolar con iniciativas que tiendan al cuidado del medioambiente?

¿Cómo presentar el desafío a los estudiantes?

¿Por qué tenemos que aprender esto? Es la pregunta que aterroriza a cualquier profesor. Cuando el trabajo escolar no parece relevante, los estudiantes tienden a perder interés rápidamente y dejar de aprender. Para evitar que esto pase, es recomendable aludir al interés de los estudiantes cuando se presente nuestro desafío. Algunas ideas que se pueden utilizar son:

  • La oportunidad única para enfrentarse a los desafíos climáticos del mundo real. 
  • Las colaboraciones auténticas y significativas que surgirán de este desafío. 
  • La oportunidad de conectarse con los stakeholders (partes interesadas) que están involucrados en el desafío, tales como municipalidades, organizaciones sin fines de lucro, emprendedores, y/o la comunidad escolar. 
  • La oportunidad de compartir sus proyectos con otros jóvenes innovadores del país y el mundo. 
  • Lo divertido que es trabajar en equipo.

La presentación del desafío es clave, por lo tanto debe estar claramente formulado. Un desafío que no está bien explicado —o tiene poco respaldo— puede ser negativo para el éxito del resto del proceso, desmotivando a los estudiantes y afectando su involucramiento.

Siempre asistido por el docente y, de acuerdo al nivel e intereses de los estudiantes, nuestro desafío puede ser presentado de diversas formas, por ejemplo:

  • Un texto escrito —que no supere una página— que incluya los principales antecedentes del desafío.
  • Una pieza audiovisual (cortometraje, anuncio, video viral, etc.) que contextualice el desafío.
  • Invitación al “dueño del desafío” a la sala de clases. El "dueño del desafío" es el individuo, grupo u organización que propone un problema local y real para que los estudiantes trabajen.

Cualquiera sea la manera en que se presente el desafío, la meta más importante es que los estudiantes se sientan entusiasmados a trabajar en grupos luego de escucharlo. En este contexto, el rol del docente es motivar el compromiso con la búsqueda de soluciones e inspirar una mentalidad de trabajo práctico.